@RITOQUEFM

 

fb ig tw wa yt

(32) 2239891

+56 9 96186873

CLUBROADIES

 

77e3798bb9782084333898c5f75d9aab XL

RFMCOLABORADORES

RFMCOLUMNAS


 

Victor Lenore

En lo primero que pienso al finalizar la última página de este libro es en lo valiente que resulta ser. Pienso en lo poco temeroso que se presenta al decir las cosas por su nombre, aunque tenga que desenmascarar a alguno de los intocables del ambiente musical, de la moda o de la elite intelectual, entre otros campos. Pienso en lo obligatorio que es leerlo para cada amante de la música y principalmente, en lo necesario que es. Más que necesario. Comprende esos temas que todos sabemos que están ahí, pero que nadie los analiza por miedo a enfrentarse a los personajes en cuestión, por ver afectada su fuente laboral, por generar una imagen de rechazo general o porque se cree que es un asunto que no da para mucho cuando en realidad a medida que te vas sumergiendo, te das cuenta que pasa todo lo contrario.

Ahora bien, ¿Qué es ser Hípster, Moderno o Indie?; ¿Qué diferencias hay entre ellos? Para el común de la gente debe ser como tratar de definir y encontrar diferencias al ser in, chic o cool, pero la verdad es que siempre hay personas más minuciosas y que les interesa saber en profundidad el significado de las cosas o por último, tratan de buscarle la quinta pata al gato.

Los Hípsters son una subcultura de jóvenes bohemios de clase media-alta nacida en la década del 40, que se establecen por lo general en comunidades que experimentan procesos de crecimiento en varias ramas. Los Indies que datan principalmente de la década del 80, comparten muchas cosas con ellos, diferenciándose principalmente en que el movimiento Hípster tiende a ser una moda, mientras que el movimiento Indie se percibe como más “exclusivo”, es decir, es más que una moda. La palabra Hípster deriva del vocablo inglés Hip”, que significa “de moda, actual o popular”. El término Indie deriva de la palabra inglesa independent o independiente en español.

En cuanto a los Modernos es aquella rama que se encuentra enfocada en el logro de sus metas, tanto profesional como intelectualmente, rompiendo un poco viejos estándares de desarrollo de la vida. ¿Y que hay de los Gafapastas? En los últimos años, en muchas ocasiones se ha utilizado el término Gafapasta como sinónimo de Hípster o de Indie, mientras que en otros casos no hace referencia a ninguna tribu urbana en concreto. No obstante, en la década de los 80 y 90, el tipo de gafas que era llevadas sobre todo por frikis y nerds dio inicio a este segmento.

Los Indies de hoy son gente que, en general, está llena de contradicciones y prejuicios. Es toda una generación vuelta al hiperconsumo, que la hace sentir orgullosa por adquirir lo único. Son reyes del arte individual, personas con nada de solidaridad y de sobrevalorar el concepto estético, además de demostrar supremacía y hacer propios los valores de la clase dominante, aun estando muy lejos de pertenecer a ella. Buscan no chocar con las elites y alejarse de la masa. Para ellos, siempre será necesario ir reinventándose constantemente, estar sobre la ola de las tendencias y consumir productos que los diferencien de los demás. Para lograr aquello es imprescindible conocer y ser fanático del grupo musical que pocas personas o nadie escucha, del director de cine y el escritor más independiente del mundo y hasta en algunos casos, comprar ropa del diseñador más joven y desconocido posible. Este es un movimiento de distinción, de gente egocéntrica, de pocas relaciones sociales y de un gusto refinado ante los ojos de muchos.

¿Alguna vez se han puesto a pensar detenidamente en lo entrelazados que están, los negocios que hay, cómo se potencian entre sí y el imperio que generaron las industrias de la cultura, prensa, tecnología, diseño y moda? ¡Sorpresa!

Por este tipo de relaciones, acontece que a inicios del siglo pasado una artista que sufrió por toda su vida discriminación de todo tipo y que compusiera temas a modo de liberación para que el mundo tomara conciencia y supiera lo duro de sus días, ve su imagen ridiculizada por muchos artistas de hoy. Es muy común ver que un rapero como Kendrick Lamar o el que se les ocurra, haga un cover de esas canciones para convencernos de que es punta de lanza de la misma lucha de aquellos días, pero que en realidad solo lo hace porque aquella actitud vende mucho más ante las masas. Es muy fácil parecer revolucionario teniendo contratos por todos lados, auspicios por montones, varios ceros en la cuenta bancaria, nadar en el mundo del lujo, hacer un par de obras sociales y ya parecer un guerrillero, un contra el sistema o un ser humano de gran corazón.

}

Pero esto transciende estilos, por eso vemos a músicos que aparecen con una imagen de transgresores, de que son lo más, casi como dioses intocables y que en su diario vivir están lejos de aquello. Sin ir más lejos es cosa de ver lo que ocurre desde Sonic Youth hasta Soad, desde No Doubt hasta 50 Cent, desde Armin van Buuren hasta Beastie Boys y desde Korn hasta Jamiroquai.

Esta unión entre los 5 mundos descritos hace 3 párrafos atrás es tan letal, que por eso es posible ver hoy en día cómo tiendas de Retail venden ropa de artistas e instrumentos musicales, cuando ese mundo era exclusivo de locales especializados. Por eso es posible ver hoy en día cómo en un desfile de modas, aparece un modelo con una polera de Sex Pistols para verse cool en la pasarela. Por eso es posible presenciar el por qué una empresa como Estrella Damm, contrata a Alejandro Amenabar para realizar un comercial ¿O creen que fue una decisión tomada a la ligera?. Por eso es posible ver hoy en día a la industria musical detrás de un joven (da lo mismo su talento), hacer todo lo necesario para que suene hasta el cansancio por todos los medios de difusión posibles, se introduzca en tu cabeza y al final lograr que sea una importante estrella. Y por eso es posible ver hoy en día, cómo esta todo mezclado y no es necesario ser modelo para estar en un desfile, actor para aparecer en comercial y ser periodista para conducir un programa.

En cuanto al tema político, ¿han visto alguna vez a un Hípster, Indie o Moderno en alguna marcha antiglobalización? Probablemente muy pocas o nunca, tal como ocurre con muchos extranjeros. Jamás les ha interesado involucrarse en las injusticias que afectan al país en donde viven, por eso permanecen neutral en este ámbito o en algunos casos hasta dan a conocer tendencias derechistas como lo que ocurre con la cantante Alaska en España. Digámoslo claro y de frente, o son derechistas o no se involucran en nada.

¿Han pensado como se ha impuesto una tendencia que es ley de lo estético? Ir a festivales de música en donde gastan entre 15 a 20 veces más dinero de lo que les costaría ir a ver una banda nacional (vale decir que a todo esto, muchas veces piden estar anotados en la lista para entrar gratis o en muchas ocasiones encuentran excesivo el precio del ticket). Estar en Primavera Fauna o Lollapalooza te da poder, eres cool, estas por sobre los demás. Lo mismo ocurre con ir a comer a restaurantes de la comida más exótica del mundo, ir al bar con los tragos más raros y en donde suene la más amplia gama de música electrónica e incluso, ir al gimnasio más top del momento con la respectiva ropa deportiva que debe estar a la moda. Los tiempos de lo que era practico y útil quedaron en el olvido. Si lo piensan, se preocupan minuciosamente hasta de la peluquería a la que asisten y ni hablar del automóvil y el barrio donde deben viven, ojo, si es que les alcanza el dinero debido a que muchos Hípsters, Indies, o Modernos son gente de apariencia y viven al límite de las deudas.

¿Y por qué ocurre todo esto?, porque el neoliberalismo busca acaparar absolutamente todo y homogeneizar absolutamente todo y si no puede hacerlo, buscar la forma de ridiculizarlo. Siempre va a conseguir la manera de entrometerse y generar una necesidad o estas fuera.

En definitiva, ser Hípster, Indie o Moderno es algo más allá que escuchar a Los Planetas o Death cab for Cutie, en general, es gente marioneta del neoliberalismo y que vive sumida en su individualidad, supuesto buen gusto, superioridad y jamas olvidarlo, quizás muchas deudas.

Es cierto que muchos despreciarán este estilo de vida, pero todos lo hemos sido en algún momento o todos conocemos a alguien en nuestro entorno que lo ha practicado. ¿Les suena el creerse superior por consumir mucha música, cine, libros y estar intelectualmente varios pasos por delante de los demás? Seguramente esta frase produjo muchos recuerdos y sonrisas.

facebook.com/lacantinadelos90

Comentarios

RFMCOLABORAN

 

SAG    Tecnoera    Netexplora

rfm t

RFMCONECTADOS

 

Te queremos leer y escuchar!

RADIO / 32 2239891
WHATSAPP / +56996186873

Calle Uruguay 556, oficina 308 Valparaíso, Valparaiso, Chile

@RITOQUEFM

 

fb ig tw wa yt