Roadies RitoqueFm

77e3798bb9782084333898c5f75d9aab XL


 

Francisco Marambio

Radio Ritoque FM

Cuantos de quienes seguimos la cultura del rock, que sin duda hoy va más allá de poleras negras o chaquetas de cuero, fuimos considerados “raros” en nuestro círculo de amigos, rodeados de gente pero incomprendidos, pues mientras el resto bailaba con la colección de canciones del verano de ese año, nosotros añorábamos tener un tiempo de paz en nuestras habitaciones con el cassette preferido de una banda de pelucones que eran tildados de satánicos por el resto de la sociedad. En  cuantas ocasiones la luz del sol era una molestia que cubríamos con las cortinas de la pieza de adolescencia para dar paso a sueños de grandeza en los que éramos protagonistas de orgias de rock y esplendor al imaginar vivir la vida de nuestros ídolos. Para la sociedad éramos “raros”, sujetos que esperaban más de sus grabaciones desgastadas por el magneto de la cassettera que del futuro de una sociedad que siempre nos pareció falsa e impostada.

Y  es cierto, éramos y seguimos siendo bicharracos raros en el exitismo post ultramoderno, unos outsiders románticos que aun creemos que un riff de guitarra puede cambiar una historia cargada de injusticias. Pero no fuimos los únicos, teníamos una hermandad cósmica con aquellos ídolos que frente a las cámaras o la multitud enfervorizada de un concierto gritaba sus nombres y recibía ofertas de sexo y droga en el delirio del stage. Y la hermandad se hizo no a sangre sino que a oído. Los ídolos de nuestra juventud también fueron “raros” o “nerds”, también se encerraron a llorar con las baladas de otros rockeros nerds que lamentaban no poder estar junto a sus chicas amadas platónicamente porque no gozaban de la personalidad para acercarse a ellas. Los Hetfield, Mustaine, Alquinta o Lennon fueron adolescentes raros que cubrían con sus instrumentos sus carencias emocionales o su disgusto con la sociedad, Los Cobain, Morrison, Presley o Joplin esperaban encontrar ese reconocimiento en la música, que al no encontrar entre sus pares, los llevaba a la depresión y el abuso de sustancias, Los Hendrix, Hutchense y Vicious deseaban romper con el ostracismo para conquistar a la dulcinea que termino por apagar sus existencias. De al alguna manera esos semidioses inmortales fueron parecidos a nosotros, tenían carencias y anhelos que eran cubiertos por el sonido de un amplificador a todo volumen o el grito desgarrador de una melodía.

En Ritoque Fm seguimos el ejemplo de la mortalidad, nos enfrentamos al modelo vivo de estos personajes en el más alto de los vuelos o la más profunda de las caídas, buscando cambiar el status quo mientras el resto sigue bailado sin parar el alienante ritmo de la vida normal. Somos Nerds, no lo negamos y aunque sabemos que no tenemos la victoria asegurada, sino que todo lo contrario, avanzamos por el camino de espinas, abanzamos sin detener el trayecto esperando alcanzar algún día que la Venganza de los Nerds nos haga reír al menos por un momento de los “ganadores de siempre”.

Comentarios

RITOQUE FM

logo web lb

Contacto :

Ponte en contacto

Te queremos leer y escuchar!

Envianos un mensaje a través de nuestro Formulario de contacto. O nos puedes llamar al: 32 2239891

Estamos ubicados en

Calle Uruguay 556, oficina 308 Valparaíso, Valparaiso, Chile

Redes Sociales