Roadies RitoqueFm

77e3798bb9782084333898c5f75d9aab XL


Existen numerosos ejemplos, en el ámbito de la gestión del patrimonio, en donde los modelos de trabajo y desarrollo, destinados precisamente a la “gestión” del valor patrimonial de los lugares, generan un eje de tensión, entre la inclusión-exclusión de los habitantes.

Esta situación,  lleva en ocasiones, al retiro de los habitantes originales de los territorios, forzados (por plantearlo de ese modo) a abandonar sus lugares, (cargados de memoria familiar y social) en búsqueda de nuevas condiciones de habitabilidad.

Es precisamente, por ejemplo, lo que ocurrió con más fuerza en los cerros Concepción y Alegre. La ausencia de un modelo de gestión que compatibilizara los intereses y los modos de vida de los habitantes con la fuerte carga de turismo patrimonial y de comercio ad hoc, de entertainment y de gentrificación, generó, una retirada paulatina de los vecinos, que obviamente, perdieron las condiciones de habitabilidad que eran características del lugar.

Este fenómeno, que por cierto, se repite en muchos lugares del mundo, genera la paradójica situación de despojar, de modo paulatino, a los lugares de interés patrimonial, precisamente, de los valores basales por los cuales se les reconoce como tales, esto es, la pérdida del habitante y su reemplazo por otro, la pérdida de las prácticas locales y su reemplazo por otras de moda, la modificación de los lugares en función del “consumo patrimonial” de los visitantes. De este modo, observamos, en muchas ciudades patrimoniales, los mismos cafés, el mismo comercio local reciclado en una nueva oferta, con antiguos mesones, cajas registradoras antiguas, teléfonos de otras épocas, las mismas boutiques con diseños de autor, los restaurantes de comida exótica y de fusión, todo un nuevo consumo vintage de los lugares y de la memoria social.

La moda (y la urgente necesidad, como señala, Marc Augé) de consumir el pasado.

Es el aspecto, más “neoliberal” del patrimonio, y que podría ciertamente ser interesante para Valparaíso si hubiese un impuesto local y/o territorial, que como en otros lugares, colaborara con la economía local.

¿Dónde queda el habitante?, el proceso ha sido accidentado, los procesos de organización ciudadana y su correspondiente participación en la toma de decisiones, generados desde la propia base social, han nutrido notoriamente el proceso, y en muchos casos, han marcado un antes y un después, en esta temática.

La ciudad, posee hoy, un inédito gobierno comunal que podría (y con toda seguridad lo hará) centrar los procesos en los habitantes y en las condiciones de habitabilidad que son las condiciones naturales y previas para sostener un valor cultural y patrimonial.

El “consumo patrimonial” debiese ser una consecuencia natural de querer conocer modos locales de vida social y cultural, y no, una ciudad-escenografía dispuesta para disfrutar de un imaginario hecho a la medida del visitante.

Luciano San Martín Gormaz

Facultad de Arte. UPLA


Comentarios

RITOQUE FM

logo web lb

Contacto :

Ponte en contacto

Te queremos leer y escuchar!

Envianos un mensaje a través de nuestro Formulario de contacto. O nos puedes llamar al: 32 2239891

Estamos ubicados en

Calle Uruguay 556, oficina 308 Valparaíso, Valparaiso, Chile

Redes Sociales