Roadies RitoqueFm

77e3798bb9782084333898c5f75d9aab XL


 Educación Artística.

Por: Luciano San Martín Gormaz / Facultad de Arte. UPLA.

Durante los últimos años, las miradas políticas y sociales sobre la construcción del currículum han logrado incorporar una nueva mirada sobre la noción de educación artística y el por qué y para qué de su presencia en el currículum escolar.

Lo anterior, ha sido posibilitado por los avances en las teorías del aprendizaje y por la exploración de nuevos campos de desarrollo socioemocional que posibiliten la apertura de nuevos cruces y caminos, en los nuevos escenarios locales y globales, que enfrentarán  las generaciones venideras.

La tradicional “área artística” del currículum escolar, ni siquiera considerada en su posibilidad de “educación” artística, fue, y aún es, un área marginal dentro de la mirada sociohistórica del currículum escolar. Focalizada en un conjunto de asignaturas, tradicionalmente artes plásticas y música, han sido habitualmente entendidas como asignaturas con menor importancia que las relacionadas con lenguaje y matemáticas.

Relegadas al ámbito de la “expresión”, con un modo confuso y problemático en sus metodologías, didácticas y en sus procesos evaluativos, y puestas al servicio de necesidades extracurriculares, han sido asignaturas, en nuestras propias historias escolares, de segunda importancia en donde incluso la motivación y nuestras propias miradas no parecían encontrar el por qué de su importancia.

Cuando los avances en neuroeducación demostraron que las artes colaboraban enormemente en el aprendizaje y con el desarrollo de los aprestos a la lectoescritura y lógico-matemático, el “área artística” fue resituada, pero nuevamente al servicio de otros sectores de aprendizaje, como si de algún  modo esta área no tuviera por sí sola su propio ámbito de desarrollo.

Hubo que esperar hasta la primera década de este siglo, para que las políticas educacionales, lograran comprender que el desarrollo socioemocional debe transformarse en un objetivo global de todos los sistemas educacionales existentes. De este modo, las metas educativas de UNESCO para la educación artística (tanto en la Agenda de Seúl de 2010 como en la Hoja de Ruta), como así también, en las Metas Educativas 2021 de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y en el caso chileno en el Plan Nacional de Artes en Educación 2015-2018 elaborados en conjunto por el CNCA y el MINEDUC se deja de manifiesto que la construcción de ciudadanía cultural es y debe ser uno de los mayores objetivos educacionales que deben alcanzar las generaciones venideras en atención a los desafíos globales a los cuales deberán enfrentar.

Lo anterior, posibilita todo un nuevo campo de posibilidades, toda vez que la vieja discusión del siglo XX si la educación debía ser “por” el arte o “para” el arte, vale decir, para potenciar una mirada estética y sensible del mundo al estilo de H. Read, o bien, para desarrollar un talento artístico más relacionado a la formación de la academia. Miradas que quedarían superadas al proponer una educación a través del arte, esto es, una ciudadanía cultural que a través de la creación permita, por ejemplo, la construcción de la otredad, aspecto de vital importancia para los panoramas sociales y culturales que se aproximan.

La creación comunitaria, el respeto a la expresión del otro, el conocimiento y capacidad de lectura de los códigos estéticos de otras culturas, la expresión individual y social, la expresión en el espacio público y el desarrollo de una pedagogía de horizonte postmoderno, que nos permita por ejemplo, a través del análisis de una obra de arte cualquiera, conocer y debatir aspectos sociales, económicos, políticos y medioambientales del contexto sociohistórico que dio origen a esa forma de expresión.

El desarrollo y la vía de expresión de las emociones individuales y sociales de una época y contexto ¿no ha sido desde siempre uno de los por qué del arte? Demoró largo rato que el currículum diera cuenta de ello.

Por lo demás, la neurociencia, y sus ramificaciones en neuroarte y neuroestética, nos han demostrado que el cerebro funciona de un modo muy distinto al que supusimos durante años,

 ¿cómo se integran estos saberes científicos a la discusión educacional en Chile?

Es más, ¿cómo se integran a la formación de profesores en Chile?

Hoy, son las emociones y la educación emocional, el gran desafío de las siguientes décadas, la ciudadanía cultural, es por tanto, un objetivo a discutir dentro del confuso panorama de la educación chilena.

¿Qué queremos para nuestros hijas(os)?

¿Qué queremos que hereden?

¿Otro mundo es posible?

 

 

 

Comentarios

RITOQUE FM

logo web lb

Contacto :

Ponte en contacto

Te queremos leer y escuchar!

Envianos un mensaje a través de nuestro Formulario de contacto. O nos puedes llamar al: 32 2239891

Estamos ubicados en

Calle Uruguay 556, oficina 308 Valparaíso, Valparaiso, Chile

Redes Sociales