Roadies RitoqueFm

77e3798bb9782084333898c5f75d9aab XL


Día del Recuerdo.

Por: Luciano San Martín Gormaz / Facultad de Arte. UPLA

El último domingo del mes de mayo de cada año, celebramos en nuestro país, el Día Nacional del Patrimonio.

Esta celebración supone, desde la óptica de la gestión política de la institucionalidad pública, una conmemoración con un fuerte énfasis en el marco de la recuperación del espacio público y de la ciudadanía cultural.

Cada año observamos una creciente participación de familias completas que se vuelcan a conocer edificios “emblemáticos” que se abren y se pueden conocer  solamente una vez. En ocasiones, en los edificios públicos, podemos ser recibidos por la propia autoridad política, quien nos muestra las distintas dependencias y espacios del edificio y nos relata (al modo de un guión bien memorizado) la historia y las anécdotas de las distintas épocas de la construcción y de sus sucesivos ocupantes.

Este patrimonio que celebramos, corresponde en rigor, a lo que podríamos llamar el patrimonio histórico de la nación, o dicho de otro modo, el conjunto de espacios y lugares tangibles e intangibles que actúan como eje fundante de lo chileno, y por tanto, de nuestra identidad histórica-cultural.

De este modo, edificios emblemáticos de la nación como el Palacio de La Moneda, el Museo Nacional de Bellas Artes, o los “palacios” Vergara o Rioja en Viña del Mar, el Palacio Baburizza de Valparaíso, o conjuntos completos, como los cerros Alegre y Concepción, representan en esta construcción de pasado el legado de quienes forjaron, construyeron y defendieron la nación chilena.

Pero, si parafraseáramos a Nora, cuando señala: la patria ya está construida, ya no hay que defenderla, sólo queda conmemorarla, caemos precisamente al controversial sentido de conmemoración en torno a elementos que intentan actuar como eje articulador con un pasado que no necesariamente posee anclajes en nuestras relaciones socioemocionales con el pasado común.

El “patrimonio histórico” es el nudo aglutinador de lo fundante, de la génesis de la nación, del nacimiento de lo chileno, pero son espacios históricos o lugares de memoria, Nora dice: si hubiese memoria no necesitaríamos asignarles lugares. Todo este patrimonio histórico, que exaltamos durante esta celebración forma parte de un pasado que sólo puede ser conmemorado, o bien, de un pasado que sólo queremos conmemorar, porque digámoslo, el pasado y la historia son una construcción cultural, y aproximarnos al pasado a través de la nostalgia o como un ejercicio de consumo al modo de una moda vintage o de un “open day” de edificios antiguos y emblemáticos, sólo posibilita un consumo de pasado de baja intensidad que nos aproxima de modo periférico y tangencial a nuestra verdadera historia como nación y a nuestros anclajes de memoria social.

¿Cuál es el objeto de conocer nuestro pasado?

El consumir pasado sólo nos evidencia una fuerte necesidad de generar raíces, una crisis de la idea de progreso y de un futuro como “horizonte de expectativas”, una vida social caracterizada por la incertidumbre que nos empuja a mirar hacia atrás y buscar certezas, modos y prácticas en el pasado manipulado y editado para ser consumido, ¿puede haber algo más neoliberal?

¿Por qué no trabajar las memorias social y política en función del futuro?

Por una simple, y última reflexión, el “pasado patrimonial” es aséptico desde la perspectiva política, el pasado patrimonial es presentado y tratado desde una limpieza quirúrgica que impide las dobles lecturas. Es el pasado de los padres y de la figura fundante del héroe, un pasado que es literalmente “de otra época”.

¿Dónde queda en esta conmemoración la memoria asociada a los territorios locales, al barrio, a la población?, ¿no son espacios de memoria, de historia y de patrimonio?, ¿quién define lo memorable?, ¿quién define lo patrimonializable?, ¿el estado, la sociedad civil o los territorios y espacios locales?

 

Comentarios

RITOQUE FM

logo web lb

Contacto :

Ponte en contacto

Te queremos leer y escuchar!

Envianos un mensaje a través de nuestro Formulario de contacto. O nos puedes llamar al: 32 2239891

Estamos ubicados en

Calle Uruguay 556, oficina 308 Valparaíso, Valparaiso, Chile

Redes Sociales