Roadies RitoqueFm

77e3798bb9782084333898c5f75d9aab XL


Por: Alonso Martínez

Los más grandes fanáticos del cine de terror esperan que los muertos regresen de la tumba para ver de nuevo al director George A. Romero.

En sus mentes aparecen las incontables escenas legendarias, las cuales podían pasar de trágicas a hilarantes en segundos con toda la energía que desprendían. El cine se encuentra de un luto particular. Aquellos que piensan en Romero imaginan que ahora se encuentra entre velas y muertos metafóricos alzándose hacia el podio de los grandes realizadores que cambiaron la historia.

Y es que sin George Romero no tendríamos las franquicias de "Resident Evil", "The Walking Dead" o "Ash vs. the Evil Dead", ni tampoco los fantásticos efectos que nos hicieron temblar en "Saw", "Voraz" o cualquier filme de Quentin Tarantino. Aunque al inicio fue destrozado por la crítica, eventualmente se convirtió en el hombre que le regresó al cine su elemento expresionista. Sus creaciones no fueron pensadas sólo para explotar diálogos intensos, sino para utilizar todos los recursos que ofrece el cine y así desarrollar una realidad alternativa con escenarios paranoicos y locuras sangrientas que pudiese causarle pesadillas infinitas a las personas.

El director llevó al límite el maquillaje, el diseño de producción y la edición musical. Mirar sus trabajos es adentrarse en la historia visual del cine. Sus homenajes a los filmes antiguos llevaron sus obras a otro nivel y su cruda visión sobre el mundo decadente lo convirtieron en un ícono inolvidable. Por ese motivo, los fanáticos esperan que regrese de entre los muertos como sus personajes, para que nos de aún más cintas para soñar con zombies y temerle a la humanidad.

Sin embargo, la fantasía nunca tocará nuestro plano y tendremos que aceptar que no volverá. 

Afortunadamente, sus creaciones se quedarán con nosotros y podemos disfrutarlas en cualquier momento. Las siguientes cintas de culto son aquellas que lo hicieron un ícono del cine y demuestran que –en definitiva– nadie más podrá hacer una excelente historia de zombies como lo hizo él.

"Martin" (1978)

El mismo Romero considera este filme como su más fino trabajo. "Martin" fue censurada en cientos de cines alrededor del Reino Unido, lo que provocó que la cinta ganara reconocimiento de culto. 

Martin es un chico con delirios psicópatas en los que imagina que es un vampiro que ataca personas para beber su sangre, pero no sabemos si sólo son visiones o si de verdad es un monstruo. El director no muestra un shock exagerado como en el resto de sus obras, sino que sigue la angustia adolescente como si el filme fuera un coming of age. Una mezcla entre horror, drama y suspenso, éste fue el trabajo con el que finalmente Romero se ganó un papel relevante en la creación cinematográfica.

"Dawn of the Dead" (1978)

 

El cine de horror le debe su existencia y su evolución a este representativo trabajo. "Dawn of the Dead" es la película de zombies por excelencia, ya que no sólo creó una convincente y cautivadora historia de muertos vivientes (lo cual ya había intentado previamente), sino que le añadió un fuerte comentario social con el que criticó al capitalismo y a la mentalidad norteamericana de fines de los setenta, demostrando así qué tan insignificante es nuestra existencia cuando se presenta un ataque de zombies.

"Night of the Living Dead" (1968)

"Night of the Living Dead" fue el filme con el que Romero comenzó su odisea a través de los muertos vivientes. Filmada de forma independiente en una época de revolución cinematográfica, la obra alcanzó extremos que nadie más se atrevía a lograr en una película. Fue criticada por mostrar altos niveles de violencia y por mostrar una calidad cinematográfica inferior a sus contemporáneos, no obstante, actualmente es un clásico de culto. Su estilo realista provoca emociones más profundas en la audiencia y, aunque actualmente parezca demasiado exagerada, fue el ejemplo que creó el cine de terror como lo conocemos actualmente: crudo, fuerte e inhumano.

"The Crazies" (1973)

Si existe un elemento primordial que caracterice los filmes de Romero es la histeria. "The Crazies" ha sido llamada una «secuela espiritual» de "Night of the Living Dead" puesto que retrata a la perfección la mentalidad humana bajo condiciones extremas de estrés. Los protagonistas deben defenderse de los sujetos contaminados por un arma biológica y del gobierno estadounidense, el cual tiene órdenes de matar a cualquier sujeto que pueda suponer una amenaza para el mundo. Es una historia que explota la ansiedad al máximo y, sin importar que no sea tan sangrienta ni impactante como el resto de las obras de Romero, demuestra su habilidad para hacer crítica social y crear obras trascendentales.

"Day of the Dead" (1985)

¿Qué puede ser peor que un ataque de caníbales alrededor del mundo? Cuando entra el ejército norteamericano, cualquier cosa puede resultar en la más grande de las tragedias. "Day of the Dead" fue descrita por Romero como una cinta que habla sobre cómo la falta de comunicación puede causar el peor de los caos y derribar a toda una sociedad. Aunque el filme es de acción y se enfoca en un estilo más sangriento y de horror, la forma en que los personajes están construidos reflejan una sociedad contemporánea y la forma en que el mundo está lleno de individuos sin cerebro que sólo buscan alimentarse de los demás.

"Creepshow" (1982)

El filme perfecto para los amantes del horror de fantasía como el que apareciera en "La casa de los Secretos" o "Cuentos de la cripta". En un formato antológico, "Creepshow" cuenta con un guión de Stephen King, quien junto a Romero creó algunas de las escenas de terror más hilarantes y perturbadoras de la historia del cine. Algunas están basadas en sus novelas y otros son relatos nuevos, siempre llevando la presentación al extremo. Este trabajo es un homenaje al clásico horror del expresionismo alemán de inicios del siglo XX y un ejemplo de que el miedo también puede hacernos reír.

"Knightriders" (1981)

Aunque este filme no es de terror, muestra las grandes habilidades de Romero como guionista y director de drama. La historia sigue a Billy, el líder de un grupo de actores que viajan en motocicletas representando peleas medievales, y quien intenta con vehemencia alejarse del estilo de vida capitalista que ha dominado Norteamérica; sin embargo, sus compañeros no concuerdan con sus ideales y esto provoca que las tensiones crezcan y se desarrolle una batalla campal. 

A pesar de que no contiene zombies, la sangre, el suspenso y la locura implícitas de Romero la hacen única.

Perder a George A. Romero significa que el mundo ha perdido a uno de los cineastas más creativos de la segunda mitad del siglo XX. El hombre le regresó la importancia visual al cine; es posible mirar uno de sus filmes sin sonido y aún así se entenderían todos y cada uno de los sentimientos que buscaba evocar. Incluso actualmente es difícil que un realizador se compare con él. Era capaz de mezclar acción, drama y comedia con comentarios políticos y sociales, lo cual ha sido olvidado por los directores contemporáneos. 

Por ese motivo es difícil aceptar que los zombies en sus filmes no son reales y que él –a diferencia de sus personajes– nunca volverá. Sin embargo, su legado es absolutamente innegable y el mundo continuará disfrutando de sus obras hasta que un verdadero ataque zombie acabe con el mundo.

Comentarios

RITOQUE FM

logo web lb

Contacto :

Ponte en contacto

Te queremos leer y escuchar!

Envianos un mensaje a través de nuestro Formulario de contacto. O nos puedes llamar al: 32 2239891

Estamos ubicados en

Calle Uruguay 556, oficina 308 Valparaíso, Valparaiso, Chile

Redes Sociales