Roadies RitoqueFm

77e3798bb9782084333898c5f75d9aab XL


 

A un año del centenario, Margot Loyola no a gozado de la popularidad de Violeta Parra, sin embargo ambas conforman una dupla portentosa y quizás la más importante del cono sur en torno al estudio, reflexión y confección de una figura sobre el folclore y las tradiciones de nuestro lado del mundo. Ambas mujeres se admiraban, se querían he incluso se participaban familiarmente haciéndose comadres. A un año de su centenario revisaremos la que según la propia Margot, fue el mejor registro discográfico de su vida.

La vida de Margot Loyola estuvo destinada a la investigación, la recolección y la construcción de un legado musical y tradicional para nuestro país y una historia académica desarrollada principalmente en Valparaíso. Desde el ámbito de las grabaciones fue 1956 cuando edita su primer álbum denominando “Margot y su guitarra” y tras varios registros más en 1972 edita junto con el destacado compositor nacional Luis Advis y para el sello DICAP el álbum Canciones del 900, el que fue reeditado en 2007 conteniendo una reseña del destacado periodista musical David Ponce, la que te mostraremos a continuación.

Es su mejor disco, dice la propia Margot Loyola, folclorista, investigadora y Premio Nacional de Arte. Se llama Canciones del 900, fue grabado en 1972 por la cantante junto al célebre compositor Luis Advis y a poco andar se transformó en una rara pieza de colección. Hasta ahora: este mes el álbum fue reeditado por la Discoteca del Cantar Popular, Dicap, el mismo sello que publicó su versión original.

Polca, cuplé, pasodoble, polonesa, chotís, mazurca, habanera son los ritmos del disco, una colección musical en la que el fallecido Luis Advis, reconocido autor de obras de largo aliento como Canto para una semilla, Cantata Santa María de Iquique o Sinfonía de los Tres Tiempos de América, se remontó a los géneros populares de comienzos del siglo 20 a fin de componer nuevas canciones para la voz de Margot Loyola.

“Él conocía todos los ritmos de la belle époque, que venían desde Europa a toda Latinoamérica y fueron muy comunes en los salones y los escenarios también”, explicó la propia Margot Loyola en la presentación del disco, hoy en la Sala SCD Bellavista de la capital. “Él los conocía bien. Y yo también. Entonces basados en esos ritmos, que en algún momento fueron populares en nuestro país, se inspiró él para hacer esta obra”.

 Margot, la viuda y la mujer casada

“Tuve la gran suerte de verlos trabajar a los dos cuando estaban preparando las grabaciones”, agrega Osvaldo Cádiz, también folclorista y compañero de Margot Loyola. “Él la trataba de ‘mija’. ‘Mire, mija, venga para acá, vamos a hacer esto’. Y de ‘Margosita’. Era genial la forma en que Luis le decía ‘Margosita, yo quiero que aquí usted sea una mujer doliente’. ‘Aquí quiero una mujer muy ardiente pero que no tiene la posibilidad, por todas las trabas sociales, de apagar ese ardor interno. Y eso démelo en la voz, por favor'”.

Cádiz se refiere a canciones como el “Cuplé de la viuda” o el “Pasodoble de la Plaza de Armas”, “que es sobre una dama copuchenta que anda observando la plaza. Y la ‘Polka de la mujer casada’ es genial. Luis no se atrevía a pedir algo a Margot, hasta que le dijo ‘Margosita, yo quiero que aquí usted al final se queje. Usted me entiende, ¿no?’ Y Margot le hizo varios quejidos, hasta que uno le gustó. Escúchenlo”, recomienda. “Él me enseñaba lo estético, el personaje”, corrobora Margot Loyola. “Algo de teatro, dijera yo”.

-¿Usted ha dicho que éste es el mejor disco que ha hecho?

-Yo creo que es el mejor, porque aquí yo entrego toda mi capacidad vocal. Aquí entrego la enseñanza de (su primera maestra de canto) Blanca Hauser, con quien estudié tantos años. Cuando canto folclor es otra voz, trato de hacer las voces que voy conociendo a través de la vida, en los caminos, entonces me transformo. Acá no: acá soy Margot Loyola sintiendo los personajes que me marcaba el maestro Advis.

-¿Y cómo fue para usted encarnar esos personajes, fue difícil pasar de algo sentimental a algo picaresco, por ejemplo?

-Yo lo sentía todo. Todo. Con eso nací. Yo creo que eso no se aprende, es un poco de talento con el que uno nace. A mí no me costó nada, una viuda triste, o una bolchevique hablando a la multitud, que es lo que más me gusta del disco (la canción “Himno de la sufragista”): cuando hablo a las multitudes y pido el voto, para que nos liberemos de ustedes”, se ríe. “Eso es lo que más me gusta. Y la primera (“Polca de los acacios”). Porque yo me veo una señora preciosa, de la época, paseando entre olmos, y veo un señor de capa y espada con el que nos encontramos y conversamos, y yo estoy muy coqueta, pero al fin de llega al beso”.

-¿Como un ritual?

-Eso. El ritual de toda mi vida fue el beso.

David Ponce
Fuente: EMOL (08.10.2007)

Canciones del 900 es un recorrido bello y pícaro por las historias de un país pequeño y europeizado que intentaba estar a la altura de la Belle époque europea, las complicaciones de una mujer en una sociedad donde eran adorno pero no dueñas de deliberación recurrente. Un puñado de melodías que mezclan la tradición europea y las danzas y vida de salón de un Chile que quedo en el pasado.

EL álbum fue grabado por una orquesta de cámara formado por :

Música y piano: Luis Advis. Invitados: Eliana Valle (piano), Emilio Rojas (flauta dulce), José Goles (piano), Julio Escobar (guitarra y mandolino), Adrián Miranda (arpa), Hernán Inzunza (tormanto), Esther Martínez (voz y guitarra), Jaime Torres (contrabajo), Joaquín Espaza (laúd), José Ramírez (violín y batería). 

Escucha a Margot Loyola y Luis advis con Canciones del 900 a continuación.

Comentarios

RITOQUE FM

logo web lb

Contacto :

Ponte en contacto

Te queremos leer y escuchar!

Envianos un mensaje a través de nuestro Formulario de contacto. O nos puedes llamar al: 32 2239891

Estamos ubicados en

Calle Uruguay 556, oficina 308 Valparaíso, Valparaiso, Chile

Redes Sociales